Cómo podar un rosal
1 voto

Cómo podar un rosal

En anteriores posts ya hemos visto los cuidados que requieren unas flores tan conocidas como las rosas, como por ejemplo preparar las rosas para el invierno, y quizás una de las cosas más importantes que debemos hacer es podarlas correctamente. En EsJardineria os explicamos ahora cómo podar un rosal.

podar un rosal

Índice del artículo:

  1. Qué es podar
  2. Podar un rosal
  3. Consejos para podar el rosal correctamente
  4. Después de podar el rosal
  5. Video de cómo podar un rosal

Qué es podar:

que es podar

  • La poda o podar es el proceso que se aplica sobre árboles y arbustos y que consiste en recortarlos de modo que, si lo hacemos bien, podemos lograr que vayan creciendo sanos y que además pueda incrementar sus frutos.
  • En el caso de las rosas, y si hemos de aprender cómo podar un rosal, tenemos que saber que no es lo mismo podar un rosal que sea bajito o que esté a ras de suelo que uno que esté más alto, y que además hemos de fijarnos en el grosor que tengan las ramas.

Podar un rosal:

podar

  • Si tenemos un rosal bajo o que es de hecho un arbusto, deberémos podar siempre en forma de vaso, de manera que podamos erradicar  las ramas centrales y aquellas que puedan estar perjudicando a otras más fuertes y que no puedan crecer correctamente.
  • En cuanto a lo mencionado sobre el grosor de las ramas, hemos de fijarnos bién que si no son muy gordas es mejor que dejemos unas tres yemas, y si son más gruesas, seis.
  • Lo que tenemos que hacer es ir podando por una yema que se oriente hacia afuera de manera que podamos conseguir que el rosal tenga forma de copa.
  • El corte deberá ser siempre oblicuo, y evitaremos así la acumulación de líquido.
  • Puede que los primeros años de tener nuestro rosal , la poda sea algo más “severa” de modo que podamos “educarlos” y que vayan tomando la forma adecuada, para el el crecimiento, vegetación y floración del rosal en cuestión.
  • Lo ideal es podar los rosales con la llegada de la primavera. A finales de Marzo, de este modo nuestras rosas florecerán sin problemas; si lo hacemos antes de tiempo corremos el riesgo de sufrir las heladas del frío y si lo hacemos con mucha calor la flor ya no nacerá como debe.

Consejos para podar el rosal correctamente:

despues de podar

  • Antes de comenzar a poder tal y como os hemos explicado arriba, es mejor que limpies bien todas las herramientas de modo que evites cualquier tipo de infección en tu rosal.
  • Para ello, lo mejor es hacerlo con un poco de cloro o una solución que esta formada por partes iguales de un desinfectante de heridas y agua, de modo que podamos evitar la transmisión de enfermedades de una planta a otra.
  • Mientras estamos podando, y si no tenemos mucha experiencia haciéndolo, puede que el rosal resulte dañado. Es aconsejable que el corte o herida que hayamos hecho, lo limpiemos con polisulfuro de calcio o una vela derretida de modo que podamos  sellar y cerrar las grietas e impedir la entrada de algún patógeno o que por ejemplo el frío o una lluvia le afecte más de la cuenta.
  • El primer objetivo a la hora de podar un rosal será el de eliminar todas las ramas secas y dañadas o aquellas que estén enfermas. Si queremos saber si una rama está muerta o si está debilitada por una enfermedad, tendremos que fijarnos en la superficie que queda tras el corte y si es de color marrón veremos que está mal, si en cambio el corte es blanco, no tenemos que preocuoparnos ya que el rosal está sano, y de hecho vivo.
  • Por otro lado, otra de nuestros objetivos en la poda de los rosales, será el eliminar chupones que brotan del portainjerto, los cuales no sirven para nada porque no dan flores y consumen agua y nutrientes. Para poder reconocerlos hay que decir que es bastante sencillo ya que sus hojas son verde claro y son mas pequeñas. Para que sea efectivo lo que hacemos con ello tenemos que decir que hay que eliminarlos desde su inserción.
  • También debemos eliminar las flores marchitas debido ya que afean al arbusto y de hecho consumen las energías de este para formar el nuevo brote. Las flores pasadas se deben eliminar cortando por debajo de la segunda hoja a partir de la flor.
  • En ocasiones nos encontraremos que los rosales tienen brotes con tres capullos en el terreno. Si deseas que las flores se vean grandes y mejor formadas hay que eliminar dos de ellos, dejando solo el botón central.
  • Los cortes siempre deben hacerse limpios, es decir, sin picotazos y estos tienen que ser al bisel (en forma inclinada), con herramientas perfectamente afiladas. La distancia que separa la yema del corte nunca debe ser superior a los 5cm.

Corte por encima de la yema
1.- Corte correcto: distancia, ángulo y sentido de la inclinación correctos.
2.- Corte incorrecto: demasiado cerca de la yema.
3.- Corte incorrecto: demasiado lejos de la yema.
4.- Corte incorrecto: sin inclinación.
5.- Corte incorrecto: sentido de la inclinación incorrecto.

  • En la época de la floración y si queremos que se fomente la producción de botones florales tendremos que eliminar el tallo donde estaba situada la anterior rosa, por lo que cuando un brote se despunta es necesario retirar toda la porción superior hasta un punto por debajo de la primera hoja de cinco foliolos.

Después de podar el rosal:

como podar un rosal

  • Una vez ya hemos podado el rosal, es una buena idea que le pongamos un poco de abono e incluso nutrientes. No es neceasario que les de el sol todo el día, podemos optar por unas cuatro o cinco horas de sol.
  • En cuanto al riego, es mejor que no lo reguemos mucho ni poco, un término medio.
  • Si se cultiva en maceta, conviene regarlo cada tres o cuatro días, y en el caso de que esté en el jardín, una vez a la semana.

Video de cómo podar un rosal:

Otros artículos de interés en Esjardineria:

Deja tu comentario

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>